jueves, 11 de octubre de 2007

I CABARET DE CALLE EN LA ALAMEDA.

VER VIDEO

El pasado sábado 28 de Septiembre, La Calle es de Todxs, en colaboración con la Asamblea del C.S.O.A. Casas Viejas, celebraron el I CABARET DE CALLE en la Alameda de Hércules. El objetivo era sacar a la calle el tipo de cabaret que se ha venido celebrando periódicamente durante los últimos años en el centro social, para mostrarlo a todo el mundo con toda su esencia y su magia. Fue una acción impulsada por las dos asambleas con el objeto de reivindicar el derecho al libre uso del espacio público por parte de lxs ciudadanxs, pronunciarnos en contra de la Ordenanza “cívica” inicialmente aprobada por el Ayuntamiento que pretende vulnerar gravemente ese derecho, y contra el desalojo del centro social Casas Viejas, un espacio recuperado del abandono en el que, durante más de 5 años, se han venido desarrollando todo tipo de iniciativas sociales políticas y culturales llevadas a cabo por lxs jóvenes – y no tan jóvenes – del barrio y de toda la ciudad. Un espacio que es, como muy pocos, PÚBLICO.

Los nervios y un inevitable sentimiento de desilusión fueron traídos por la lluvia que, momentos antes de la hora a la que estaba planeado el comienzo de la acción, hizo un incipiente acto de presencia, llegándose a plantear la posibilidad de suspenderlo hasta otro día más favorable. Pero el tiempo finalmente se alió con la ilusión contenida por las decenas de jóvenes que, de un modo u otro, formaron parte de este bonito proyecto.

Se dio comienzo al acto con un vistoso pasacalles formado por malabaristas, zancudos y músicos de alegre indumentaria, que recorrieron la plaza repartiendo los panfletos que convocaban a jóvenes y mayores a asistir al evento.


En torno a las 22.30h, el grupo musical “Las Chichas” abrió el espectáculo con canciones en clave de sátira sobre el centro social. La risa y el aplauso acompañaron en todo momento a este original grupo de jóvenes.

El divertido presentador del evento, Rafa, radiante en su alegría, dio paso a la actuación de Kiki, que con su habilidad en los malabarismos y su sentido del humor deleitó a grandes y pequeños.



La siguiente actuación corrió a cargo de un cantautor local, Álvaro Laguna, que nos cautivó con una canción dedicada a la Alameda, escrita con anterioridad a la organización del evento, cuyos bellísimos versos cargados de nostalgia y esperanza consiguieron conmover al nutrido grupo de personas que asistían al espectáculo, que, como un imán, fue atrayendo a más y más gente de todas las edades que paseaban por la plaza y quedaron cautivadxs.

Al término de la canción, una gigantesca pancarta fue desplegada desde uno de los edificios colindantes, que rezaba: “LA CALLE ES DE TODXS”. Los aplausos y vítores se sucedieron.

A continuación se dio paso a la actuación de Mini, un excepcional malabarista reconocido de brillante trayectoria, que durante años ha venido dando espectáculos por todo el país en salas y teatros, y que cautivó a todxs con su espectáculo de bolas.


El grupo brasileño Ku-hum-ku continuó con el espectáculo, y con sus ritmos sudamericanos y su alegría contagiaron a lxs asistentes. Una brillante percusión y una peculiar bailarina los convirtieron en una de las actuaciones más vistosas.


En un mar de aplausos se deshizo el público con la actuación de Luminotecnia, en un número en el que Elena y Jesús nos hipnotizaron con su espectacular número de mazas luminosas, creando una mágica sensación de estelas de luces y color al son de sus malabarismos.

El número de asistentes era ya de varias centenas de jóvenes y mayores cuando Kike y Chiki desplegaron su inigualable habilidad con los diábolos, arrancando aplausos en cada uno de sus detalles.

En torno a la media noche el espectáculo llegaba a su fin, pues varios coches de la Policía Local se habían apostado en las inmediaciones y los agentes ya estaban posicionándose alrededor de la multitud en actitud intimidatoria, así que plegamos todo con rapidez mientras se producía el fin de fiesta con un número de flamenco, en el que Juan, Silvia y Maribel pusieron el broche final con una alegría a capela, acompañada de guitarra y baile, que supuso el final perfecto en una noche en la que la plaza del barrio se llenó de vida y color, en la que se reivindicó con arte y desparpajo el uso del espacio que nos pertenece a todxs y que nos quieren arrebatar, una noche de ilusión y esperanza. Porque, por primera vez en mucho tiempo, todxs lxs que asistimos nos marchamos con la sensación de que la calle realmente fue de todxs.

1 comentario:

JC dijo...

No veas como os lo currais compis, ánimo y enhorabuena por el trabajo hecho.
Jovenes Vecinales de Sevilla


Visitas:  [ver contador]