jueves, 21 de mayo de 2009

Crónica de una tortura.

1 comentarios

- Recibimos y publicamos -

Esta carta la envía el chico que presentó una denuncia por haber sufrido torturas en la comisaría de la Alameda de Hércules hace aproximadamente un mes, hecho que provocó la inmediata respuesta de más de 200 personas en la concentración del pasado 9 de Mayo frente a las puertas de dicha comisaría. Agradecemos su valentía por denunciar los hechos y preservamos su identidad por motivos obvios.


"Tras asistir a la Alameda una noche más y con motivo de los conciertos por la República, me encontraba con mis amigos departiendo, riendo y decidiendo donde continuar dicha noche.

Fue entonces cuando grupos de la policía local se acercan a la gente, no de muy buenos modos, en mi caso particular se nos invito ha abandonar el lugar en el que estábamos en ese momento. Todo comenzó:

Yo le dije a uno de los policías que porque tenia que irme, y el me contesto que porque si, y que me podía denunciar por muchas cosas, como por estar reunido o beber un vaso de agua en la calle.

Un amigo pasó por allí con una cocacola y el policía le dijo que eso debía de tirarlo y yo volví a preguntar ¿por qué?

Cogí yo esa cocacola y el policía en tono jocoso con sus compañeros dijo que me iba a multar por tener cocacola. Yo le dije que vale pero que me diera su numero de placa a lo cual no reaccionó de un modo muy educado, es más, se ofendió. Me pidieron el DNI, que yo entregué, y me pusieron la pertinente receta o multa “por la permanencia y concentración de personas que se encuentran consumiendo bebidas fuera de las zonas habilitadas al efecto. Se interviene una botella de cocacola medio llena”.

Se me entrega la multa y siguen sin darme su numero de placa, se montan en su vehículo, y uno de ellos me mira y me dice: ”Eres un autentico cabrón”, a lo cual yo, sorprendido contesto, “y tu un sinvergüenza”.Ellos paran su vehículo, se escucha “ahora si!!!!!!” y se dirigen 8 locales a mi, me empujan y me dicen que les repita qué les he dicho y les contesto que ya lo saben y que me den su numero de placa. Ellos continúan empujándome, pero la gente del alrededor empieza a silbarles, yo hago gestos y digo ”mirad lo que hacen…”. Ellos están muy alterados, yo algo acojonado porque son 8 contra mi y con ganas reales de agredirme.

Es entonces cuando cometo el acto mas estúpido de mi vida, un acto reflejo, me dirijo a esa comisaria grandiosa que entristece la Alameda, esa comisaria que tenia a escasos 50 metros, con la pobre ilusión de que allí yo podría buscar mi justicia rebelde del momento.

Llegué a la comisaría en compañía de dos amigos, y le dije al policía nacional que allí tomaba el fresco fuera que quería denunciar a los locales por empujarme……y me contesta ”aquí no se puede denunciar, te vas al ayuntamiento”. Yo contesto ”¿como voy a ir al ayuntamiento a las dos de la noche? déjeme denunciar”. Ese policía, un poco alterado, me dice ”que te vayas”, y yo me quede allí quejándome. Entonces sale y me dice “deme su documentación”, y descubro que no la tengo, que entre la multa de los locales, los empujones y demás había perdido mi DNI (o lo tienen los locales), entonces me dice ”pues vete a tomar por culo de aquí”.

Yo, tras 5 minutos hablando con mis amigos y con un gran cabreo, decido entrar dentro de la comisaria, es entonces cuando tras pedir por enésima vez que quería poner mi denuncia, el policía me vuelve a echar. Y yo digo ”joder son todos iguales”, y es en ese momento cuando ese policía de la puerta se tira hacia mi y me mete un empujón de órdago, yo quedo en shock, flipando, empujan a mis amigos a fuera y a mi dos policías me agarran fuertemente del brazo derecho y del cuello y tiran de mi sin piedad escaleras abajo, hacia una habitación. Yo no paraba de gritar, de sentir miedo de lo que estaba pasando allí…. Me introducen en una habitación y me atan en cruz, con unos cintos en las manos. El policía de arriba baja como un loco y me dice “que voy aprender a denunciar a la policía”. Uno de sus compinches me golpea por el cuerpo, me insultan, yo solo puedo decir entre lloros “¡que yo no he hecho nada!”.

Allí en ese infierno estuve unos 20 o 30 minutos, para mi fue una vida entera, allí atado, golpeado, escupido, insultado, vejado….

Cuando, tras enseñarme un objeto que daba descargas eléctricas y decirme ”si lo quería probar”, yo ya soy un sumiso, alguien sin voluntad, que suplicaba que me quería ir, que no pasaba nada, que me iba a mi casa..., ellos deciden soltarme y yo, cabizbajo, soy subido arriba (entre insultos como "basura", "guarro"…) y me dicen ”si he aprendido la lección de denunciar a la policía".

Me echan de allí como si aquello no hubiera pasado nunca.

No saben ni quién soy, nunca me leyeron derechos y, a cambio de yo reclamar los míos, simplemente fui torturado.

Tras salir y ver como otro policía custodiaba fuera a mis amigos bajo frases como ”no os preocupéis por vuestro amigo, solo van a tranquilizarlo”, es entonces cuando me derrumbé. Me fui al hospital inmediatamente, donde realmente me ayudaron mucho y me hicieron mucho caso. Al lunes siguiente fui al juzgado y allí volví a la realidad, puse mi denuncia y no me dieron ni siquiera una copia de esa declaración que yo había firmado………….

Todo esto es real, tan real como haberme encontrado a gente como ustedes, que me escuchasteis, que me hicisteis recobrar parte de mi, que conseguisteis que el miedo se fuera para dejar pasar a la justicia .Gracias a todo el mundo de La calle es de Todxs.

Permitir una injusticia significa abrir el camino a todas las que siguen."

Crónica de la concentración contra los abusos policiales.

0 comentarios


El pasado día 9 de Mayo tuvo lugar una concentración contra los abusos policiales, convocada por la Asamblea, apoyada por multitud de colectivos sociales y secundada por más de 200 personas, a raiz de la denuncia por parte de un ciudadano de haber sufrido torturas y vejaciones por un grupo de policías nacionales en los sótanos de la comisaría de la Alameda de Hércules. Estos hechos gravísimos suponen la gota que colma un vaso lleno de abusos de autoridad y agresiones producidas con cada vez más frecuencia de un tiempo a esta parte. Estos abusos se producen tanto por parte de la Policía Local como Nacional, muy especialmente en el entorno de la Alameda y en aplicación de nuevas normativas, que buscan ejercer un control social absoluto en el uso de los espacios públicos y reprimir cualquier movimiento disidente o crítico con las políticas actuales.

El acto dió comienzo con una performance realizada por el grupo de teatro del CSOA Sin Nombre, en el que varias personas desfilaron en silencio con sillas y con vestimenta repleta de mensajes relacionados con la convocatoria.
Al nutrido grupo que se iba concentrando frente a la comisaría se unió un pasacalles realizado por el taller de arte de la Fábrica de Sombreros, al que acompañaba un gran número de personas y un grupo de "clown army".

Durante todo el acto se lanzaron consignas y gritos de repulsa a lo que está ocurriendo, muy especialmente al caso de tortura producido dos semanas antes. A pesar de la rabia contenida y la indignación generalizada, el acto se desarrolló de forma pacífica y sin incidentes. Un grupo de percusión puso el broche final con una breve y sonora batucada a modo de altavoz y canalizador de la repulsa frente a los abusos.


La Asamblea quiere dejar clara su intención de seguir denunciando cualquier abuso de autoridad o agresión policial, especialmente si se producen en forma de tortura en unos sótanos de comisaria. Es muy significativo que una comisaría rodeada de cámaras hacia el exterior se niege a instalarlas también hacia adentro...

"La calidad de una democracia y un Estado de derecho no se mide solamente por el reconocimiento legal de los derechos y libertades públicas sino también por su efectiva aplicación en la práctica. Los cuerpos de seguridad deben ser un aliado en la defensa de los mismos y no un impedimento para su libre ejercicio."

(Del Manifiesto por el respeto a los derechos y las libertades públicas firmado por 72 colectivos sociales).


miércoles, 20 de mayo de 2009

Pensar la videovigilancia como debate para una construcción colectiva del espacio público

0 comentarios

publicamos una parte de un interesantisimo articulo de Ruben Diaz (Zemos98) sobre la videovigilancia y el espacio publico


La proliferación de cámaras de videovigilancia responde a un modelo de ciudad genérica que transforma el espacio público en un escaparate. Decisiones políticas tomadas fundamentalmente por cuestiones económicas (las ordenanzas cívicas o la implantación de sistemas de videovigilancia) se presentan en los media como el estado natural de las cosas. A pesar de ello, se recortan libertades y derechos fundamentales y se cede nuestra subjetividad a las máquinas y el poder que las controla. La tesis de este texto parte de la posibilidad de conjugar creatividad, el activismo político y tecnología como estrategia para una construcción colectiva del espacio público partiendo del debate en torno a la videovigilancia.


Pensar la videovigilancia como debate para una construcción colectiva del espacio público

El uso generalizado de cámaras de videovigilancia -y otros dispositivos de control- en el mobiliario urbano de nuestras ciudades conforma un paisaje arquitectónico cada vez más común. La implantación de sistemas de control en el espacio público está relacionada con una serie de factores, fundamentalmente decisiones políticas que repercuten en lo económico, que responde a un modelo de ciudad determinado. Se trata de la ciudad-empresa o lo que en casos como el de Barcelona se ha denominado ciudad-marca: genérica y posmoderna, cada vez más carente de identidad, superficial y caricaturizada a través de una iconografía tautológica que intenta rentabilizar a toda costa la explotación de su propia marca. Majestuosos edificios-icono de arquitectos estrella, exposiciones universales, organización de grandes espectáculos deportivos, festivales, ferias o bienales de arte contemporáneo. La reconversión del espacio público en escaparate.

leer todo el articulo

viernes, 1 de mayo de 2009

¡BASTA DE ABUSOS POLICIALES! / concentración 9 de mayo, 22h en la Alameda

5 comentarios

Este comunicado es una rotunda denuncia hacia la actuación policial que desde hace un tiempo venimos sufriendo lxs ciudadanxs de esta ciudad, con un aumento considerable de agresiones y abusos de autoridad por parte de la Policía Nacional y Local.

Cada vez son más numerosos los casos de personas que han denunciado haber sufrido vejaciones y lesiones por parte de los cuerpos de “seguridad” del Estado, que realizan una particular lectura represiva de normativas ambiguas como las mal llamadas ley “anti-botellón” y la ordenanza “cívica”. Bajo el pretexto del orden público y la pacífica convivencia ciudadana han tomado las calles, criminalizando todo uso del espacio público que consideren indebido, haciendo que las personas sientan un miedo generalizado a expresar incluso su inconformidad ante la situación.

El problema no sólo afecta ya al ocio nocturno, sino también a todos los movimientos sociales, sindicales, políticos y vecinales que se atrevan a elevar su voz un poco más de la cuenta para hacer eco de cualquiera de sus reivindicaciones. Si se criminaliza el uso del espacio público para el ocio, tanto más cuando queremos hacer notar nuestra disconformidad ante cualquier asunto político o social.

Exigimos a los responsables políticos del Ayuntamiento (PSOE-IU) y del Estado que se cumplan los derechos humanos en la actuaciones de sus respectivas policías y se depuren las responsabilidades oportunas. En concreto, a esta asamblea han llegado en los últimos meses diferentes denuncias de detenciones ilegales, lesiones y tratos degradantes por parte de un grupo de funcionarios de policía nacional de la Comisaría de la Alameda. Estos funcionarios han sido denunciados en juzgados y están siendo investigados por la Coordinadora Estatal para la Prevención de la Tortura.

Además, hacemos un llamamiento a lxs ciudadanxs a defender con firmeza nuestro legítimo derecho a expresar nuestra disconformidad, a usar y disfrutar el espacio público, a reaccionar en lugar de interiorizar esta represión salvaje. Para ello os invitamos a participar en la:

concentración contra los abusos policiales
sábado 9 de mayo a las 22h
frente a la Comisaría de la Alameda de Hércules


Visitas:  [ver contador]